Sobre Pintura & Arte

Sobre Historia

Botticelli, la elegancia del Renacimiento

Su verdadero nombre era Alessandro di Mariano di Vanni Filipepi.

Botticelli le vino de su hermano, obeso, quien recibió el apodo de “tonelete”  (“botte”, en italiano significa “tonel”) y el mote se extendió a todos los miembros de su familia.

Sandro nació en 1444-1445, procedente de una familia humilde de artesanos.

Trabajó en un primer momento en la orfebrería, antes de alistarse al taller de Fra Filippo Lippi, el gran artista del Quattrocento florentino.

Los estilos del maestro y el discípulo se asemejan en las figuras lineales y el empleo de un brillante colorido. Estos aspectos son visibles en obras como Regreso de Judith a Betunia, la Epifania o la Virgen de la Eucarestia, realizadas en la década de 1470.

Girolamo Savonarola

Su creciente fama le llevó a Roma, donde el papa Sixto IV le pidió que trabajara en las pinturas de la Capilla Sixtina, junto a Ghirladaio, Perugino, entre otros.

De regreso a Florencia, Botticelli trabajó para los Medici. Desmarcándose de la pintura religiosa de su primera etapa, para los gobernantes de Florencia realizó El nacimiento de Venus. Esta pintura constituyó toda una novedad, al representar un desnudo femenino no bíblico. De esa época también son La Primavera, por ejemplo.

Pero el año de la muerte de Lorenzo de Medici  señala la expulsión de la familia gobernante en 1494. Mientras, crece en importancia la figura del monje benedictino Girolamo Savonarola, en el mismo periodo en que estalla la peste en Florencia.

Savonarola tuvo una gran influencia en el estilo de Botticelli, que se tornó más ascético. En obras como la Piedad o la Coronación de la Virgen, vemos esta nueva impronta. El temido monje organiza la primera hoguera de las vanidades, en la que el propio artista quemará alguna de sus obras.

Pero en casi un año después, el propio predicador será ahorcado y quemado en la hoguera, acusado de herejía. Este acontecimiento afectó el ánimo del pintor, así como su pintura, tornándose aún más religiosa.

Empieza un nuevo siglo y por esas fechas, el estilo de Sandro es eclipsado por el de Leonardo,  Miguel Ángel y otros artistas del siglo XVI italiano.

Sandro muere en 1510, en Florencia. Solo a mediados del siglo XIX se volvió a recuperar su figura tras una exposición en la Galeria degli Uffizzi.

Dirección:
Meléndez Valdés, 48 – 6º dcha.
28015 Madrid - España
Síguenos: