Sobre Cultura

Sobre Historia

711, el año en que todo cambió

711 es la fecha, cuatro meses y medio fue lo que tardaron los Bereberes en conquistar la capital visigoda, Toledo. 9 000 fueron los bereberes provenientes del norte de África en esta primera oleada.

Como ya sabemos el éxito de los conquistadores se debió a la debilidad del dominio visigodo, poco cohesionado y en constantes luchas internas. Por otro lado, los nobles, judíos y pueblo llano estaban cansados de sus gobernantes.

Los bereberes permitieron una convivencia más pacífica. A cambio del pago de un impuesto, cristianos y judíos podían mantener su religión y posesiones. Para evitar en parte dicho pago, muchos se convirtieron al islam.

La conquista de Toledo por parte de los musulmanes tiene una clara razón política. Pero, además, la ciudad posee un indudable valor estratégico. Situada sobre un peñón sobre el río Tajo, su emplazamiento garantizaba el abastecimiento en agua, campos de labranza, pastos y bosques.

fotoEXCURSIÓN TOLEDO-Vista general-III

Importante ciudad celtibérica, ocupada más tarde por los romanos, se convirtió en el siglo VI en capital del Reino Visigodo. Como testimonio de su paso queda como elemento principal la iglesia de San Román (hoy Museo de los Concilios y de la Cultura Visigótica). Los musulmanes, tras su asentamiento dejaron su marca en el trazado de la ciudad, con sus callejuelas y calles empinadas. Además, otros edificios atestiguan su presencia, por ejemplo, la mezquita del Cristo de la Luz (o de Bab-al-Mardon) y Tornerías, las puertas de Alfonso VI, Alcántara.

Por su parte, los judíos, presentes desde la época visigoda, conviven pacíficamente bajo el mandato musulmán. A su comunidad pertenecen la Sinagoga del Tránsito (hoy Museo Sefardí) o el Mikwad, el baño ritual.

Pasan los siglos y en 1085 el rey Alfonso VI reconquista la ciudad integrándola al Reino de Castilla. A raíz de su compromiso de respetar a los habitantes no cristianos, Toledo se convierte en la ciudad de las Tres Culturas. La villa conoce una época de esplendor. La Escuela de Traductores es buen ejemplo de ello. Gracias a esta institución se traducen y difunden gran parte del legado greco-latino y árabe. En la arquitectura, el estilo mudéjar, mezcla de románico y elementos árabes, se hace patente en numerosos edificios religiosos, por ejemplo, las iglesias de San Andrés y San Vicente o la de Santo Tomé, así como en varios palacios.

Catedral Toledo

Catedral Toledo

La clepsidra sigue marcando el tiempo. Avanzamos hasta 1478, año en que Isabel la Católica funda el Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición. En 1492 se pronuncia el decreto de expulsión de los judíos. Toledo conoce un periodo de declive.

La Catedral, cuya construcción comenzó en 1226 se asienta sobre la antigua Mezquita Mayor, que a su vez se asentaba sobre un templo visigodo. ¿Hubo convivencia de culturas, armonía,  o imposición?

Ven a descubrir las claves de esta ciudad en nuestra visita especial “Toledo: olvida todo lo que te han contado, el sábado 11 de junio. Para redondear el recorrido, nos deleitaremos con un menú con platos de las Tres culturas. Pregunta: ¿te lo vas a perder?

Write a comment:

*

Your email address will not be published.