Sobre Cultura francesa

Sobre Pintura & Arte

El pintor de la luz que acabó (casi) ciego

Claude Monet (1840-1926) es considerado el pintor Impresionista por excelencia. Y con razón: nunca se apartó de los principios que han marcado este movimiento.

foto Claude Monet

foto Claude Monet

Monet buscaba incansablemente los efectos de la luz en las superficies, el costado de una catedral, el agua, el paisaje… La pincelada servía para descomponer el objeto en manchas y trazos de color. En sus lienzos la luz engendra el color y la forma.

Los problemas económicos fueron una de las constantes en su vida prácticamente hasta el final. Solo a finales de los años 1880 la fama (y las ventas) comienza a hacerse notar. La culminación llegará más tarde cuando Georges  Clemenceau, médico, periodista y jefe de gobierno durante la Tercera República francesa, sugirió al artista la ejecución de una serie de pinturas para regalárselas al Estado.

Incasable viajero, nació en París, su familia se trasladó a Le Havre; allí se quedó el joven Claude hasta 1862, cuando volvió a la capital para estudiar pintura, pese a la oposición paterna, pero sostenido por de su tía Marie-Jeanne Lecadre, gran aficionada a la pintura. En su etapa adulta se trasladará a Londres en 1870 para evitar ser llamado a filas durante la guerra Franco-Prusiana.  Residió en Holanda durante un tiempo. El sur de Francia (1883), con visita a Cézanne en L’Estaque incluida, así como Italia para inspirarse de los coloristas paisajes del entorno de Bordighera, formaron igualmente parte de su recorrido artístico. Las visitas a la costa normanda y bretona en distintos momentos se convirtieron en  la oportunidad de pintar marinas, playas y acantilados. De hecho, en 1871, durante una de sus estancias en Le Havre, pintó  Impresión, sol naciente, convirtiéndose en el manifiesto del nuevo movimiento emergente. Viajó por igualmente por Noruega y Venecia y de nuevo Londres.

En 1883 se trasladó junto con su familia a Giverny, un pequeño pueblo situado entre París y Rouen.

Entre sus amistades y colegas se hallaban Boudin, Cézanne, Manet, Sisley, Gautier, Pissarro o Renoir, quien le ayudará en momentos de mayor apuro. Este grupo de artistas independientes, al margen del Salón oficial fundó en 1873 la “Societé Anonyme Cooperative d´Artistres Peintres, Sculpteurs, Graveurs”. Juntos inauguraron la primera muestra en las salas de fotógrafo Nadar.

En 1900, debido a un accidente, perdió temporalmente la visión de un ojo. A partir de ese momento, las dolencias oculares se repitieron, sobre todo a partir de 1908, cuando le diagnostican las primeras cataratas. Finalmente, pese a sus reticencias, será operado en 1923. Monet siguió pintando la serie de los Nenúfares, aislado por completo tras la muerte de su segunda esposa, Alice. Murió el 6 de diciembre de 1926 en Giverny. Su entierro  se llevó a cabo sin pompas, en la intimidad, tal y como él lo había deseado.

Si te interesa saber más sobre los Impresionistas, apúntate a nuestra actividad el domingo 28 de diciembre, Un paseo por los Impresionistas + Merienda con Monet.

En la Web también encontrarás otras opciones: Un paseo por los Impresionistas americanos

o la deliciosa merienda que hemos preparado, inspirada en las recetas del mismo Monet.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Dirección:
Meléndez Valdés, 48 – 6º dcha.
28015 Madrid - España
Síguenos: