Sobre Pintura & Arte

Sobre Cultura

Munch y la angustia de ser mujer

La mirada de Munch sobre la mujer no es amable. En sus cuadros, luce una larga cabellera pelirroja, levanta la mano en señal de triunfo, mientras el hombre queda prostrado a sus pies (Cenizas) o bien succiona su sangre (Vampiro), cuando no es letal (Asesinato). Sus múltiples representaciones de Beso podrían darnos la sensación de un momento de ternura, si no fuera porque los dos amantes parecen devorarse. En Desnudo femenino de rodillas, las mujer de rodillas, el rostro cubierto por su propia cabellera; oculta su faz, pero se adivina la desesperación.  La compenetración de El beso de Klimt queda lejos… Su visión de la mujer se acerca más a la del poeta maldito Baudelaire o a la de los dramaturgos escandinavos Ibsen o Strindberg. De hecho, Munch ilustra Las flores del mal et pone en escena en su serie La habitación verde el drama de Ibsen. El personaje en primer plano, roído por los celos se dirige al observador con una mirada llena de angustia.

Desnudo femenino de rodillas, E. Munch

Desnudo femenino de rodillas, E. Munch

Él mismo vivió en carne propia el martirio del amor no correspondido. Enamorado de una mujer casada los celos le invaden y las crisis alucinatorias le atormentan. El alcohol le lleva a estados de melancolía. Consigue salir del pozo al pedir su internamiento en una clínica. Pero la ansiedad le atormenta. La angustia queda patente en su obra icónica El grito. “Por encima del fiordo azul negro colgaban nubes rojas como la sangre y como lenguas de fuego. Mis amigos se alejaban y, solo, temblando por la angustia, tomé conciencia del gran grito infinito de la naturaleza”, escribe para describir el momento.

Cenizas, E. Munch

Cenizas, E. Munch

En efecto, las obras del pintor noruego reflejan a menudo esta angustia vital. Lo vemos claramente reflejado en una serie de cuadros titulados Ansiedad, donde los transeúntes de rostros cadavéricos avanzan hacia nosotros. Con los años, el artista se siente sobrepasado por la transformación de la ciudad, cada vez más poblada. Hacia el final de su vida se aleja del frenesí de la urbe para intentar hallar la calma y seguirá con su pintura vibrante de vida y dolor.

Si quieres saber más acerca de este pintor complejo, pintor las sensaciones y sentimientos, apúntate a la visita guiada. Es la última oportunidad de descubrir un artista que no deja indiferente. El viernes 15 de enero ¡es la última oportunidad! (la muestra acaba el 17), a las 17:45, en el Museo Thyssen, de la mano de nuestra guía especialista. Mándanos un mail y te decimos cómo apuntarte (francesca@ocioamazonas.com).

Y para adelantarte, mira este vídeo de presentación:

https://www.youtube.com/watch?v=2VNg1wwcYxM

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Dirección:
Meléndez Valdés, 48 – 6º dcha.
28015 Madrid - España
Síguenos: