Sobre Madrid

Sobre Historia

Paseo guiado | El Madrid de la Inquisición – cómo fue

Siempre en busca de actividades buenas e interesantes para después poder ofrecerlas a través de Amazonas, hoy me apunté a un paseo guiado sobre la Inquisición en Madrid (y España). Me ha encantado. Raquel, la guía, nos ha deleitado con un recorrido por las calles del centro. A veces los edificios o palacios bajo su aspecto anodino o bello, encierra oscura historias.

Pero vayamos por partes. A bocajarro, algunos de los elementos de la visita:

  • La plaza Mayor fue creada durante el reinado de Felipe II. Lugar de celebración de todo tipo de manifestaciones: mercados, corridas, duelos… y ejecuciones durante el periodo inquisitorial.
  • No, la Inquisición no fue un invento español. De hecho, donde hubo más ejecuciones fue en Alemania, durante el periodo de la Contrareforma.
  • Establecida a principio del segundo milenio, con la aparición de los Cátaros en el sur de Francia. La institución decayó hasta ser recuperada por los Reyes Católicos, que deseaban unificar el Reino bajo una misma religión y desconfiaban de los nuevos conversos.
  • Los Dominicos, guardianes de la fe, fueron los principales encargados de llevar a cabo la Inquisición (y en menor medida los Franciscanos).
  • Palacio de Santa Cruz, actual sede del Ministerio de Asuntos Exteriores, y antigua cárcel de condenados por la Inquisición.
  • La Iglesia de Santa Cruz, destruida y reconstruida al lado posteriormente, tenía una Cofradía que se encargaba de dar consuelo a los condenados, recolectar dinero para las familias de los afectados o recoger los muertos en las calles de Madrid.
  • Autos de fe: último acto, donde se anunciaban las sentencias de un grupo de condenados. Eran actos públicos a los cuales asistía el rey, que se comprometía a acatar lo que allí se dijera. Famoso es el cuadro de Francisco Ricci, que recrea un auto de fe en la plaza Mayor.
  • La Iglesia entregaba los “relajados” a la justicia seglar. Se trataba de condenados a penas capitales. El resto de condenas podían ser ejecutadas por la Inquisición misma.
  • La tortura era un recurso para acelerar la confesión del reo. Este no tenía derecho a defensa; muchas veces no sabía el motivo de su arresto.
  • Los “familiares” eran los ojos y oídos de la Inquisición. Gente de bien, de buena familia, que se encargaba de observar y delatar a los sospechosos.

Los “familiares” observaban y delataban a posibles sospechosos.

  • Fin de la Inquisición: 1834.
  • Balance: 25 000 condenados durante la época de los Reyes Católicos, sobre una población de 6 millones de habitantes. Otros tantos condenados durante el periodo de los Austrias.

Estas son algunas de las tantas cosas mencionadas. ¿Te has quedado con ganas? Si quieres saber más, consulta nuestra Web, manda mail, apúntate a nuestra Newsletter, síguenos en FB, para ver cuándo anunciaremos el próximo paseo.

Dirección:
Meléndez Valdés, 48 – 6º dcha.
28015 Madrid - España
Síguenos: