En su Creta natal, Domenicos Theotocopoulos  tuvo como primera influencia los iconos ortodoxos que reproducía fielmente. En la edad adulta se trasladó a Venecia. En la urbe cosmopolita descubrió los pintores italianos del Renacimiento. Aprendió de la mano de Tiziano o Tintoretto a crear colores, combinarlos y matizarlos, así como a crear efectos de gran impacto visual.

Este y otros detalles los descubrimos en la visita a Toledo, el sábado 8 de noviembre.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.