Sobre Gastronomía & Vinos

Sobre Pintura & Arte

¿Qué Jerez prefieres?

Quedan ya menos días para Museo & Cata el JUEVES 10 de marzo, una iniciativa en dos partes en las que tendrás la oportunidad de degustar un Fino. Para no andar perdido, anotamos algunas pinceladas sobre este Jerez, elaborado en la zona de Cádiz.

En la elaboración del Jerez, se distinguen 3 tipos de vinos: Generosos, Generosos de licor o Dulces naturales. La diferencia estriba en la variedad empleada (Palomino, Pedro Ximénez o Moscatel), el tipo de crianza al que ha sido sometido (biológica u oxidativa) o el encabezamiento, adición de alcohol (15º o superior).

Dado que los Generosos son los más comunes, frescos y ligeros, nos vamos a centrar en estos a la hora de dar una breve descripción. Para más detalles sobre estos vinos, puedes leer nuestro post anterior.

Para su elaboración se parte del vino base elaborado a partir de la uva Palomino. Una vez finalizada la fermentación el enólogo de la bodega cata los vinos para determinar las distintas cualidades y el rumbo que tomará la fermentación. Así, nos podemos encontrar con los varios tipos de Generosos: Fino, Manzanilla, Amontillado, Oloroso y Palo Cortado.

MANZANILLAS y FINOS

La diferencia estriba esencialmente en el lugar de producción: la Manzanilla se elabora en Sanlúcar de Barrameda; los Finos en Jerez.

Se encabezan con aguardiente vínico hasta llegar a una graduación alcohólica de 15º y se someten a continuación a una crianza biológica bajo flor. Este velo de flor le confiere unos aromas particulares.

El Fino se caracteriza por su color amarillo pajizo. Delicado aroma almendrado. Al paladar resulta seco, intenso, suave y ligero.

La Manzanilla es de color amarillo pálido, con ribetes verdosos. Al olfato destacan notas almendradas, aceitunas, olores marinos. Aromas intensos y punzantes. Sedoso y fresco en boca.

Barril con cristal para observar la flor

Barril con cristal para observar la flor

AMONTILLADOS

 

Provienen de los Finos. Se somete a una doble crianza. En un primer momento, bajo velo de flor. A continuación, se encabezan hasta 16º-18º; con esa graduación se pierde la flor y empieza una fase oxidativa.

El resultado es un vino de color ámbar, de aroma avellanado, punzante atenuado, suave y lleno al paladar. Aromas retronasales tostados y de avellana.

OLOROSOS

Se encabezan a 18º; no se crea por lo tanto la flor, pasando directamente a la crianza oxidativa.

Vino seco, de color ámbar caoba. En nariz: Notas profundas de madera, especias y frutos secos (nuez). Vinos densos. Amplio y largo en el paladar.

PALO CORTADO

Vino oloroso, con tintes amontillados. Con un grado alcohólico entre 17º y 22º. Color caoba. Vino elegante y persistente en boca, aúna los aromas del amontillado y el cuerpo del oloroso.

Lo mejor es probarlo en directo. Si quieres descubrir las características del Fino y, además, probar un vino de misa o un tinto de Burdeos, apúntate ya a Museo & Cata. Haremos una visita guiada al Prado y probaremos a continuación vinos relacionados con la pintura.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Dirección:
Meléndez Valdés, 48 – 6º dcha.
28015 Madrid - España
Síguenos: