Sobre Cultura

Sobre Música

Romántico hasta la muerte

Sí, hablamos de Chopin, músico polaco de padre francés, pianista virtuoso, compositor delicado y uno de los magnos representantes del romanticismo.

Nació en en Zelazowa Wola, actual Polonia, en 1810. De talento precoz, empezó a frecuentar los grandes salones de la aristocracia y la burguesía polacas a partir de los seis años. Por la misma época se adentró en las primeras composiciones.

Sin embargo, debido al fracaso de la revolución polaca contra el poder ruso en 1830, dejó el país y se instaló en la capital gala. Allí, rápidamente conoció el éxito como pianista y compositor. Se cruzó en aquel entonces a otros compositores como Berlioz, Rossini, Cherubini o Bellini.

Su fama se extendió y los conciertos en salones se multiplicaron. Su estilo elegante, delicado, lírico y expresivo encandilaba a la audiencia. En 1836 inició el idilio con la que fue su amante durante largos años: la escritora George Sand. La atormentada relación entre los dos se disolvió en 1847.

Chopin murió dos años después, en su piso de la plaza Vendôme a los 39 años de edad. Su tumba se encuentra en el cementerio parisino Père Lachaise. Diagnóstico del fallecimiento: la tuberculosis, esa enfermedad tan común en la época del romanticismo, que le habían diagnosticado meses antes del último suspiro.

Podremos escuchar algunas de sus obras, de la mano del pianista Carlos Gil Gonzalo, el domingo 25 en Toccata en A.  A las 19:00, 15 €. Tentador, ¿no?