Sobre Cultura

Sobre Música

Schumann, el romántico que se dejó morir de hambre

Robert Schumann (1810-1856), compositor alemán, representa el romanticismo por excelencia. Hijo de librero, apasionado de literatura, dudó entre las dos vocaciones: músico o escritor. Finalmente, las melodías le atraparon, aunque desde el punto de vista literario fue un gran admirador de los grandes escritores de la época: Goethe, Novalis, Byron, Schiller… y él mismo se dedicó en menor medida a la escritura.

Estudió piano con Friedrich Wieck y pese a la oposición del propio padre y del maestro, terminó casándose con la hija, Clara Wieck. Su esposa, pianista y compositora ella también, animó e impulsó la carrera de su marido.

El gran quiebro de su vida se produjo a raíz de un accidente en la mano derecha, de la que no consiguió reponerse.

El virtuosismo al que aspiraba como intérprete y compositor se vio truncado. Se añadieron crisis nerviosas, saltos de humor que le llevaba de una profunda melancolía a una euforia total (lo que hoy llamaríamos trastorno bipolar).  El cuadro llegó a su cúspide con un intento de suicidio en 1854. Por temor a herir a su mujer, pidió él mismo el internamiento en un asilo psiquiátrico, donde se dejó morir de hambre y murió dos años después.

Pese a un triste final, quedan bellas obras. Su música para piano comprende Mariposas, Sonata nº 2, Arabeske  o Escenas del bosque. También fue autor de música coral y religiosa (Requiem para Mignon, Requiem; los oratorios El Paraíso y la Peri, 1841-1843, y El peregrinaje de la rosa o Los amores del poeta y Vida amorosa de una mujer. En cuanto a su obra orquestal, destacan sus Concierto para piano, el Concierto para violoncelo o el Concierto para violín, entre otros.

Y ahora, basta de palabras, ¡música, por favor!

P.S. Si quieres escuchar composiciones de Schumann en directo, no olvides el concierto en Toccata en A, un espacio para melómanos: domingo 3 de junio – 19:00.

Dirección:
Meléndez Valdés, 48 – 6º dcha.
28015 Madrid - España
Síguenos: