Sobre Cultura española

Sobre Pintura & Arte

Sobre Historia

Un adicto al sexo con escaso resultado

Es bien conocida la adicción al sexo de Felipe IV, el monarca de la casa de Austria, apodado «el Grande» o «el Rey Planeta» y que gobernó España entre 1605 y 1665.

De su larga trayectoria de promiscuidad se calcula que tuvo entre 20 y 40 hijos bastardos y un solo heredero, el enfermizo Carlos II, cuya muerte dio lugar a la guerra de Sucesión española y a la llegada de la dinastía borbónica.

Tras la repentina muerte de Felipe III, Felipe IV tomó el mando…. más o menos. Despreocupado por los asuntos del reino dejó prácticamente los asuntos de Estado en manos del Conde Duque de Olivares, quien pasó a ejercer el máximo poder hasta 1643. El monarca, por su parte empleaba su tiempo en amoríos y libertinaje. Conocidas eran sus correrías nocturnas en las calles de Madrid. Su larga lista de conquistas incluía a mujeres de toda condición: casadas o viudas, doncellas, damas de alta alcurnia, monjas y, por supuesto, también actrices.

El Conde Duque de Olivares a caballo, Velázquez

El Conde Duque de Olivares a caballo, Velázquez

Fue justamente de una actriz, María Inés Calderón, apodada «la Calderona», de quien el rey quedó prendado y quien le dio un hijo, Don Juan José de Austria. Este “hijo de la tierra” (denominación usada para indicar a los hijos nacidos de padres desconocidos), alcanzó gran relevancia al convertirse en una de las figuras políticas de mayor arraigo durante el reinado de su hermanastro Carlos II (el heredero legítimo de Felipe IV).

 

Pero antes del nacimiento del que fuera  «El Hechizado», Felipe IV tuvo dos hijos, fruto de su matrimonio en 1615 con Isabel de Borbón, hija del rey de Francia, con quien se había prometido a la edad de seis años. De la unión nacieron María de Austria y Borbón, convertida en reina consorte del rey Luis XIV de Francia, y Baltasar Carlos, muerto repentinamente a los 16 años, a causa de la viruela.

 

El príncipe Baltasar Carlos a caballo, Velázquez

El príncipe Baltasar Carlos a caballo, Velázquez

Fallecidos Baltasar Carlos y su madre, Felipe IV tuvo que improvisar una solución. La elegida para formar un nuevo enlace fue la archiduquesa Mariana de Austria, prometida de su difundo hijo y sobrina del rey, de 12 años de edad.

 

Del nuevo desposorio nacieron cinco hijos, pero solo dos llegaron a la edad adulta. Por un lado, Margarita, esposa del emperador alemán Leopoldo I (pero que murió a los 21 años) y Carlos II «El Hechizado».

El nefasto Carlos II es el miembro de los Habsburgo con el mayor coeficiente de consanguineidad de la dinastía, un 0,254 –el que se puede encontrar en una relación entre padre e hija–, y el portador de numerosas malformaciones que le invalidaron para reinar. Fallecido sin herederos, la guerra dinástica estaba servida. Así fue como al término de negociaciones en 1700 llegó Felipe V a la capital. Los Borbones se convirtieron en la nueva dinastía monárquica porque en este caso, la promiscuidad perdió la batalla.

Si quieres saber más historias acerca de Felipe IV, Baltasar Carlos, Carlos II o Felipe V apúntate a alguna de las actividades de Amazonas, por ejemplo a Museo del Prado: lo que no puedes perderte, donde descubrirás los retratos de los monarcas que marcaron la historia de España, pintados por Velázquez.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.