Sobre Cultura

Sobre Historia

Viaje a las 3 culturas – 3 “m” imprescindibles  

Si nos referimos a la época del Al Ándalus, observamos que varios vocablos empiezan por la misma letra “m”: mozárabe, mudéjar, morisco… ¡Premio a quién sabe diferenciarlos! Siguiendo el texto, descubrirás las definiciones.

En 711 desembarcan a la Península alrededor de 9 000 bereberes (esencialmente), procedentes  del norte de África, se enfrentan al ejército visigodo que derrotan en la batalla de Guadalete. Cuatro meses después del desembarco conquistan Toledo, capital del reino visigodo. Al año siguiente, una nueva oleada de 18 000 musulmanes, esta vez árabes en su mayoría, consolidan su dominio en gran parte de la Península. Entre 711 y 756 se establece el Emirato dependiente de Damasco.

Emirato Independiente-mapa

Emirato Independiente-mapa

La resistencia al invasor ha sido débil debido a varios motivos: hartazgo por parte de los habitantes (nobles, judíos, campesinos, etc.) hacia los gobernantes visigodos, debilidad de los reinos locales, en constante lucha. Además, los nuevos ocupantes permiten a los vasallos mantener su religión, previo pago de impuestos.  En este primer momento, para evitar el cobro de dicha tasa, numerosos cristianos se convierten al Islam, son los muladíes. De ahí, la primera “m”. En 852, de hecho, la mayoría de la población de Al-Ándalus es musulmana, lo cual da una idea de las conversiones masivas de los cristianos.

Por el contrario, los cristianos que conservaron su fe (y sus propiedades) eran denominados mozárabes (segunda “m”). De modo que hay nobles cristianos tributarios de los andalusíes.

En el 756 comienza el Emirato independiente fundado por Abdarramán I, noble omeya que ha conseguido huir de la guerra con los abasíes. El emirato es políticamente autónomo, aunque sigue reconociendo la autoridad religiosa de  Bagdad. Su descendiente Abderramán III se proclama califa en 929. Se desliga de la atadura a Bagdad y del Norte de África y funda el Califato de Córdoba. La ciudad se convierte en la capital cultural de Occidente de 750 a 1009 y la Mezquita de Córdoba queda como uno de los monumentos principales de la época omeya.

El Califato se disgrega a partir de 1031, dando paso al Reino de Taifas (hasta 29), reinos independientes gobernados por musulmanes de distinta procedencia (árabes, bereberes y eslavos, que eran esclavos liberados de raza blanca).

El norte de África sigue reservando sorpresas. En 1086 sobreviene la llegada de los Almorávides, unificando los reinos de taifas bajo su mando. La siguiente invasión en 1146 corresponde a la de los Almohades; estos implantan una línea religiosa ultraortodoxa y destruyen la mayor parte de los edificios almorávides. Más depurado, su estilo arquitectónico queda plasmado en edificios como la Giralda en Sevilla. En Toledo, parte de la sinagoga de Santa María la Blanca sigue la estética almohade, aunque se la considera igualmente como mudéjar.

Tras la disolución del imperio almohade, el reino Nazarí permite reagrupar a partir de 1237 a todos estos pequeños reinos bajo un mismo gobierno; su capital es Granada. En la construcción de edificios emplean materiales humildes como el barro, la escayola y madera, al contrario que la arquitectura omeya que gustaba de materiales caros e importados. Los palacios de la Alhambra y el Generalife son las marcas arquitectónicas más importantes de este periodo.

Mihrab de la Mezquita de Córdoba

Mihrab de la Mezquita de Córdoba

La Reconquista ha ido avanzando y, en realidad, el territorio moro paga tributos a los castellanos. Finalmente, consumido por luchas intestinas, los Reyes Católicos consiguieron la conquista final del reino nazarí –último reducto musulmán– en 1492.

Sin embargo, los nuevos dirigentes no quieren expulsar a toda la población, ya que labradores, artesanos y pueblo en general, son necesarios para mantener poblada la zona. La arquitectura realizada por los musulmanes que permanecieron en territorio cristiano y que no se convirtieron es llamado estilo mudéjar (ahí va la tercera “m”).

Un ejemplo: En Toledo la pequeña mezquita de Bab-Mardum, fue reconvertida en la Iglesia del Cristo de la Luz bajo Alfonso VI en el siglo XII. La ampliación es considerada como uno de los primeros ejemplos de arquitectura mudéjar.

Si quieres conocer de cerca la ciudad de Toledo y saber más acerca de este periodo, apúntate a nuestra visita especial “Toledo: olvida todo lo que te han contado, el sábado 11 de junio. Para redondear el recorrido, nos deleitaremos con un menú con platos de las Tres culturas. Pregunta: ¿te lo vas a perder?

Write a comment:

*

Your email address will not be published.