Sobre Gastronomía & Vinos

Sobre Pintura & Arte

Sobre Historia

Violación e incesto

Relata la Biblia en el Génesis (capítulo 19) la historia de Lot. Todos conocemos por lo menos algo del asunto. Yahvé, contrariado por las conductas pecaminosas que ocurren en Sodoma y Gomorra, decide destruir las dos ciudades.

Pero Abraham, tío de Lot, pide al Señor que salve por lo menos a un hombre santo. El Señor accede y manda a alguno de sus ángeles a Lot a contarle su plan: “vamos a destruir este lugar, por cuanto el clamor de ellos ha subido de punto delante de Jehová; por tanto Jehová nos ha enviado para destruirlo”.

Irrumpen entonces en la casa de Lot unos hombres que quieren conocer a los visitantes (“¿Dónde están los varones que vinieron a ti esta noche? sácanoslos, para que los conozcamos”). Muchas veces se interpreta que estos hombres son homosexuales que quieren “conocer”, es decir, mantener relaciones sexuales con ellos. Lot se niega y ofrece en cambio a sus hijas: “He aquí ahora yo tengo dos hijas que no han conocido varón; os las sacaré afuera, y haced de ellas como bien os pareciere: solamente a estos varones no hagáis nada, pues que vinieron a la sombra de mi tejado”. Lot protege a sus huéspedes como mandaban las costumbres de antaño o tal vez los protege por ser enviados de Dios

Pero los habitantes no están interesados por las vírgenes, hijas de Lot:

“Quita allá: y añadieron: Vino éste aquí para habitar como un extraño, ¿y habrá de erigirse en juez? Ahora te haremos más mal que a ellos. Y hacían gran violencia al varón, á Lot, y se acercaron para romper las puertas”. Menos mal, los emisarios protegen a su anfitrión: “Entonces los varones alargaron la mano, y metieron a Lot en casa con ellos, y cerraron las puertas”.

Poco después, “al rayar el alba”, los varones asieron de la mano de Lot “y de la mano de su mujer, y de las manos de sus dos hijas según la misericordia de Jehová para con él; y le sacaron, y le pusieron fuera de la ciudad”.

Cuando Lot llegó a Zoar, en ese momento, “llovió sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de parte de Jehová desde los cielos; Y destruyó las ciudades, y toda aquella llanura, con todos los moradores de aquellas ciudades, y el fruto de la tierra”.

Ante este espectáculo, y pese a las advertencias de no mirar hacia atrás bajo ningún concepto, la mujer de Lot se gira y como castigo se ve transformada en estatua de sal.

Lot llega a un monte y se refugia en una cueva con sus dos hijas. Es entonces cuando la historia da un giro: si antes Lot había ofrecido a sus hijas, ahora son ellas las que se ofrecen al padre.

Lot y sus hijas, Gustave Courbet

Lot y sus hijas, Gustave Courbet

“Entonces la mayor dijo a la menor: Nuestro padre es viejo, y no queda varón en la tierra que entre a nosotras conforme a la costumbre de toda la tierra”. Cierto es que por aquel entonces, no tener hijos era una gran deshonra y que vista la destrucción de su tierra, no quedaba otro varón.

Las hermanas emborrachan al padre y la mayor la primera noche y la menor la segunda, yacen con el progenitor. Las dos hermanas caen encinta y dan a la luz respectivamente a “Moab, el cual es padre de los Moabitas hasta hoy” y a “Ben-ammí, el cual es padre de los Ammonitas hasta hoy” (Gn 19,37-38).

La representación del episodio de Lot y sus hijas tuvo una gran repercusión a partir del Renacimiento. Lucas Cranach el Viejo, Tintoretto, Francesco Furini, Rubens o Gustave Courbet en el siglo XIX, son algunos de los pintores que han representado esta escena de sensualidad e incesto.

Si quieres saber más sobre el vino en la historia de la pintura, esta visita guiada te va a encantar.

Si te interesa, mándanos un mail para avisarte en cuanto la actividad esté con fecha.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.