Sobre Madrid

Sobre Historia

Visita guiada | “La Plaza Mayor: retrato y máscara de Madrid” – cómo fue

Esta mañana tocó la Visita guiada a la exposición sobre la Plaza Mayor, con ocasión de su IV siglo de vida. Nos llevaba Isabel Ramos, de CallejearteMadrid; Historiadora, con amplia experiencia como docente en cursos de historia y arte. Organiza rutas por Madrid, visitas a museos, exposiciones temporales.

Me gusta el museo de Historia de Madrid. Lo han rehabilitado fenomenal. Es espacioso, agradable y muy completo. Además, fuera de los circuitos habituales, por lo que hay poca gente. Esta mañana, el grupito de 10 personas (más o menos) éramos casi los únicos. Mujeres todas, como (casi) siempre.

Algunas pinceladas a modo de resumen:

  • En 1561, al trasladar la Corte a Madrid Felipe II, dio inicio a la cimentación del solar de la antigua plaza.
  • Nombre antiguo: plaza del Arrabal por encontrarse justamente, en los arrabales; de hecho, pegado a la puerta de Guadalajara. Con el tiempo, se estableció ahí un mercado; muy cómodo para los comerciantes que querían evitar el impuesto de entrada a la ciudad.
  • En 1617, bajo el mandato de Felipe III, se encarga al arquitecto Juan Gómez de Mora establecer uniformidad a los edificios.
  • Varios incendios: 1630 y 1672. Con el de 1790, hubo que reedificar el lugar por completo. Tras su restructuración, la plaza tendrá el trazado actual (más o menos). Fue un encargo que llevó a cabo Juan de Villanueva. Las obras se prologaron durante varias décadas.

Algunos de los cambios aportados por Villanueva:

  • Se cerró el perímetro, sustituyendo las bocacalles por los arcos monumentales y simétricos. Se rebajó la altura de los inmuebles, pasando de cinco a tres plantas.

  • Por otro lado, la altura de la Plaza se unificó mediante un tejado corrido de pizarra, salteado de buhardillas. Los materiales utilizados fueron principalmente ladrillo y piedra. Asimismo, se equiparó en altura la Casa de la Carnicería con la Casa de la Panadería.

La plaza fue escenario de diferentes actos:

  • Autos de fe (lectura de sentencias), mercados, corridas de toro (hasta Carlos III, cuando el número de corridas disminuyó y se comenzaron a celebrar en plazas ad hoc), justas, celebraciones, procesiones, canonizaciones…
  • Desde 1840 hasta 1920, la plaza luce un aspecto más francés, como lugar de encuentro de la burguesía. Árboles, plantas, bancos, fuentes, ornan la plaza.
  • Duramente bombardeada durante la Guerra civil, no por ser un lugar estratégico, sino con intención de atacar un lugar simbólico.
  • Durante el periodo franquista, la Puerta del Sol, como centro neurálgico comienza a tener valor. La Plaza Mayor pierde importancia.
  • 1988: gran fresco que adorna la Casa de la Panadería.

Personalmente, me parece que durante el siglo XIX y principios del XX la plaza luce más amable con sus grandes magnolias, castaños, plátanos y fuentes. A mediados de los años 30, se comienza la tala de árboles (una foto de 1936 retrata este momento). ¿Por qué?

Lo bueno de la Plaza Mayor es la historia secular que encierra. Pero no deja de parecerme una plaza dura, con sus adoquines, su gris. No es lugar de descanso si no de pasode turistas. Una pena.

P.S. Las fotos que aparecen son imágenes robadas, pues no estaba permitido sacar la cámara. No lo digan, por favor.

Dirección:
Meléndez Valdés, 48 – 6º dcha.
28015 Madrid - España
Síguenos: